En El Caín, tienen que gastar $2.000 para hacer 90 km y cobrar su pensión

EL CAÍN.
El desempleo golpea en el lugar y tampoco tienen ambulancia. La localidad más cercana es Maquinchao, a 90 kilómetros. Muchos hacen dedo.

Los pobladores del paraje rionegrino de El Caín -300 personas que viven en uno de los lugar más inhóspitos de la provincia, cerca del límite con Chubut, reclaman un servicio de transporte público, ya que pagan hasta 2.000 pesos a un privado para viajar a Jacobacci y cobrar jubilaciones o asignaciones familiares, asistir al médico o realizar otros trámites.

La situación genera un profundo malestar en los vecinos de esta pequeña aldea, ubicada a 90 kilómetros al sur de Maquinchao. Reclaman más atención del Estado provincial.

El caso de Sofía Huayquilican sirve para explicar una situación repetida. Tiene 53 años y cobra una asignación por ser madre de siete hijos. Todos los meses recorre 330 kilómetros –ida y vuelta– para poder cobrar el beneficio en la sucursal del Banco Nación de Jacobacci. Para ello contrata un vehículo particular que le cobra por el viaje $ 2.000.

“No tenemos otra opción porque no hay un transporte que recorra la zona. Tampoco la Comisión de Fomento tiene un vehículo que nos pueda traer. Algunos cobran en el correo y viajan hasta Maquinchao, pero a mí no me queda otra que pagar $ 2.000 pesos porque tengo que ir hasta Jacobacci. Sabemos que es un precio elevado, pero el camino está en mal estado y la gente que nos trae tiene miedo de romper el auto… Es entendible”, explicó Sofía.

Otros vecinos, que no pueden afrontar esos gastos, optan por hacer dedo. Todos los días hay gente en esa situación en calle de salida del pueblo.

 

Pequeños campesinos

El Caín está ubicado al pié de la Meseta de Somuncura. Sus pobladores son pequeños campesinos y aquí golpea duro la desocupación.

El reclamo del transporte es histórico. Para la atención de la salud, trámites ante los distintos organismos o el cobro de asignaciones o jubilaciones, deben viajar a otras localidades. Y la localidad más cercana es Maquinchao, a 90 kilómetros y por caminos en mal estado.

Sofía afirmó que aquí muchas mujeres que perciben asignaciones familiares o ancianos que cobran distintas pensiones y hacen lo mismo que ella.

Detalló que hace unos meses, el vehículo en el que viajaba hacia Jacobacci volcó unos kilómetros antes de llegar a Maquinchao. “No nos matamos de milagro. Y tuvimos que venir en otro vehículo porque en El Caín tampoco tenemos ambulancia. Desde hace años venimos pidiendo que tengan un poco de compasión con nosotros”.

FUENTE: DIARIO RIO NEGRO

Author: Prensa

Share This Post On